Sermen: Ciudad de vida y muerte


Crónica de A.Pampliega publiccada por AFP

Un silencio sepulcral, capaz de helar la sangre, impera en Sermen, donde unos pocos habitantes decidieron aguardar con determinación y resignación un nuevo ataque, que consideran inevitable, de las tropas del presidente sirio, Bashar al Asad.
La ciudad, a 8 km de Idleb (un bastión rebelde reconquistado por el Ejército la semana pasada) y a unos 40 de la frontera turca, ya experimentó el pasado 27 de febrero el poderío de la maquinaria bélica de Al Asad, durante una incursión que dejó trece muertos y una treintena de heridos, según los informes locales.

“Su objetivo era todo aquel que se moviese, todo aquel que estuviese en la calle. Mataban por matar”, cuenta un residente. “Un hombre que no tiene corazón y sólo dice mentiras es peor que un animal. Y Bashar ha demostrado no tener corazón y ser un mentiroso”,agrega.

Soldados del Ejército Sirio Llibre patrullan por las calles de la ciudad de Sermen. Fotografía Ricardo García Vilanova

“Un grupo de 20 soldados disparó a la cerradura de la casa de mi hermano, lo sacaron a la calle y lo ejecutaron a sangre fría para después robarle la cartera, el reloj y el teléfono móvil”, denuncia otro residente, Mashen, junto a sus dos sobrinos, que portan un retrato de su progenitor. “Bashar mató a nuestro padre”, afirman los pequeños.

El Gobierno sirio impide el desplazamiento libre de periodistas, por lo que esas denuncias no pudieron ser confirmadas por testigos independientes. Según la ONU, desde el inicio de la rebelión, hace un año, unas 8.000 personas murieron en Siria, principalmente por obra de la represión.

Sermen tenía antes del conflicto entre 15.000 y 20.000 habitantes. Ahora sus calles están desiertas, pues la mayoría de los habitantes huyó hacia Turquía, ante un ataque que se les antoja inminente.

Los pocos hombres que se han atrevido a quedarse levantan barricadas. Montones de tierra y neumáticos impregnados de combustible esperan, impasibles, la mecha de la guerra para comenzar a arder en la que será una batalla desigual.

En Sermen hay unos 250 hombres del Ejército Sirio Libre (ESL), mal armados, listos para combatir hasta el último aliento a las tropasde Al Asad, que, según afirman, cuentan con 40 tanques en las inmediaciones. “Todo el mundo espera un nuevo ataque, sobre todo después de la caída de Idleb. Nosotros seremos los siguientes”, sostiene Ahmed. “Tengo 50 años, ocho hijos y estoy preparado para dar mi vida por mi pueblo. No pienso quedarme encerrado en mi casa mientras mis hermanos están muriendo”, agrega el hombre, que antes de la rebelión ejercía de profesor de inglés.

“No tenemos armas, pero todos los que aún permanecemos en Sermen estamos preparados para defender a nuestras familias y nuestras casas”, agrega, con una mueca de resentimiento en un rostro curtido por los años.

Las fachadas, tachonadas por agujeros de bala, son testigos mudos de las ocho horas en las que Sermen se convirtió en un infierno, cuando más de un centenar de tanques y un millar de tropas de infantería entraron casa por casa, ajusticiando a todo aquel que encontrasen en su camino. Cada palmo de la ciudad esconde una historia desgarradora. “Primero abrieron fuego de artillería con los tanques y con morteros para después mandar a la infantería a que terminara el trabajo sucio”, puntualiza otro civil que ayuda a levantar una barricada.

Uno de esos obuses arrebató de cuajo la vida del pequeño Iyad, de cuatro años. Estaba mirando por la ventana de su casa cuando una esquirla de metralla lo mató. “Un tanque abrió fuego contra la casa. Se rompieron los cristales de la habitación y un trozo de metal le atravesó el pecho”, se lamenta Jadiya, su madre, de 40 años, que rompe a rompe a llorar mientras besa la mejilla de otro de sus hijos. “No estaban haciendo nada malo. Solo mirando por la ventana y lo mataron”, solloza la mujer, madre de otros seis niños. El silencio, roto sólo por sus lloros, se apodera del lugar. Sus vecinos y familiares la miran con ternura y se escuchan varios suspiros. Es posible que, en los próximos días, Jadiya tenga que volver a enterrar a otro de sus hijos.

Jadiya, de 40 años, no puede resistir las lágrimas recordando a su pequeño. Mientras, sus otros dos hijos sujetan el retrato del pequeño asesinado por un tanque del régimen. Fotografia Ricardo García Vilanova

Pero incluso en la guerra se pueden encontrar gestos de humanidad. “Varios soldados entraron en una casa y reunieron a todos sus habitantes en el sótano. El oficial ordenó abrir fuego pero, cuando se marchó, los soldados pidieron a la gente que gritara de miedo y dispararon a las paredes para hacer creer que los habían matado a todos”, apunta Abu Mohamad, con una tímida sonrisa.

“Esto antes era una sastrería y las tropas del presidente le prendieron fuego. No están atacando al ESL sino atacando y matando a los civiles. Destruyen sus casas y sus comercios y los matan indiscriminadamente”, afirma Mustafá, un vecino de la localidad. A pesar de todo, la gente intenta seguir con su vida diaria. Los comercios permanecen abiertos, aunque hace tiempo que se quedaron sin azúcar, harina, leche o combustible para las estufas.

Varias mujeres salen a la calle para comprar algo de comida mientras sus hijos corretean por las calles. “No, no tenemos miedo porque algún día todos tenemos que morir”, afirma una de ellas. “Yo sí que tengo miedo”, le responde otra. “Nosotras nos quedaremos porque nuestros maridos se van a quedar a luchar y a morir; y debemos quedarnos a su lado, pero nos da miedo el futuro que espera a nuestros hijos. Si morimos, ¿qué será de ellos?”.

Vecinos de la ciudad de Sermen se manifiestan por la noche al lado de la Mezquita para protestar contra el régimen de Bachar Al Asad. Fotografia Ricardo Garía Vilanova

Categorías: Siria | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: