Yazidies, una minoría perseguida por el Estado Islámico


Ayshye Heji, y su marido, rezan para que sus sobrinas, en manos del IS, vuelvan sanas y salvas. Fotografía: © Antonio Pampliega

Ayshye Heji, y su marido, rezan para que sus sobrinas, en manos del IS, vuelvan sanas y salvas.
Fotografía: © Antonio Pampliega

“Cuando los islamistas entraron en nuestro pueblo tuvimos que huir rápidamente sin poder coger alimentos o agua para el viaje”, comenta Jamih Haji Khalif, cuyo hermano fue ametrallado por los yihadistas cuando huía con su familia. Jamih cogió a sus dos hijos y a su mujer y, junto con varios vecinos, anduvo hasta las montañas de Shingal, donde se escondieron en diversas cuevas. “Andamos varios días hasta llegar a las montañas. Los más viejos o los que peor estaban físicamente se fueron quedando atrás siendo alcanzados por los islamistas que nos estaban persiguiendo”, recuerda mientras enseña fotografías en su teléfono móvil de aquella odisea.

Los ojos de este padre de familia se ponen vidriosos cuando rememora la huída a través de la montaña. “Por el camino fuimos encontrando cadáveres de niños, pero no habían sido ejecutados sino que se murieron de sed y de hambre. Vi como una madre moría mientras daba de mamar a su bebé. Jamás olvidaré lo que viví aquellos días”, comenta desde la ‘tranquilidad’ de su tienda de campaña. “Aquellos días eran muy, muy calurosos y andábamos horas y horas. Mis hijos estaban agotados y se morían de sed. Así que me sequé la frente con un pañuelo y les di de beber mi sudor para que pudieran beber algo”, confiesa Jamih mientras mira a su esposa mecer a su hijo de apenas unos meses de vida. “Vivimos en unas condiciones pésimas, pero somos unos afortunados. Mis hijos podrían haber muerto pero estamos todos vivos. Al final eso es lo que importa”, finaliza.

Dos niños corren en el interior del templo. Fotografía: © Antonio Pampliega

Dos niños corren en el interior del templo. Fotografía: © Antonio Pampliega

Jamih Haji Khalif es yazidí lo que le convierte, a ojos de los yihadistas del Estado Islámico, en un hereje y en un infiel. La comunidad yazidí sigue una religión propia – que incluye elementos del zoroastrismo, cristianismo e islam – y cuenta con unos 600.000 miembros, repartidos en la región que forman las fronteras entre Irak, Siria, Turquía e Irán. Sufren persecución desde el Imperio Otomano y eso ha alimentado los prejuicios contra ellos, además de sus creencias: profesan una fe que incorpora elementos de distintos credos y adoran al Malak Taus (El ángel pavo real), el supremo entre los siete ángeles que gobernaron el universo tras la creación divina. Suelen entrar descalzos en los templos y tienen influencia persa, pero lo que llama la atención son sus costumbres. Por ejemplo, no comen lechuga.

Según la religión yazidí, el mundo está protegido por Dios y siete ángeles, aunque uno de estos fue expulsado del paraíso por no querer postrarse ante Adán. Musulmanes fundamentalistas identifican la idea del ángel caído con el diablo y acusan a los yazidíes de adorar al demonio. Estas creencias los han convertido en un objetivo prioritario de los extremistas del Estado Islámico que no dudan en asesinarlos, vender a las mujeres como esclavas y violarlas.

“Los islamistas secuestraron a mi mejor amiga. La encerraron en un cuarto. Cerraron puertas y ventanas. Cuatro hombres se metieron con ella en la habitación y la violaron una vez y otra y otra… Cuando se quedaron dormidos, ella pudo escapar hacia las montañas”, recuerda Xhazal, de tan sólo 18 años, con lágrimas en los ojos cuando rememora la historia que le contó su amiga. “Yo tuve la suerte de huir de Talafar- su pueblo natal- unas horas antes de que ellos tomaran el pueblo, de no haber escapado a mi me habrían hecho lo mismo”, la muchacha hace una larga pausa y toma aire para continuar. “A las mujeres, además de vendernos como esclavas o de violarnos, nos obligan a casarnos con los combatientes del Estado Islámico para que abusen de nosotras; y luego, si no les servimos más nos matan”, sentencia la joven que acude, junto con varias amigas y familiares al sagrado templo de los yazidies en las montañas de Lalish, cerca de Dohuk.

Ayshye Heji deshace un nudo para que le traiga suerte. Fotografía: © Antonio Pampliega

Ayshye Heji deshace un nudo para que le traiga suerte. Fotografía: © Antonio Pampliega

“¡Sheik Ali, Sheik Ali, te suplico que me ayudes! ¡Sheik Ali escucha mis plegarias y ayúdame, por favor! ¡Te lo imploro!”, el llanto de Ayshye Heji retumba por las paredes del templo. Algunos fieles se giran para mirar a la oronda mujer que llora a lágrima viva. Otros hacen oídos sordos. “Cada día vienen cientos de yazidies a pedir al Sheik Ali por sus familiares desaparecidos, para poder volver a sus casas. Cada persona que viene aquí a rezar tiene su propio drama; al final, se acaban inmunizando y no se inquietan por el dolor ajeno”, confiesa Zeid Smail Murad uno de los custodios del templo.

Un velo blanco cubre el cabello canoso de Ayshye. La mujer se acerca a uno de los muros del templo, que están cubiertos de llamativos pañuelos de colores chillones, y continúan suplicando por sus hijos, por su casa y por sus sobrinas. “Doce de mis sobrinas fueron capturadas por los islamistas cuando tomaron mi pueblo. No pudieron escapar junto con el resto de la familia, y desde entonces no sabemos qué suerte han corrido”, confiesa la mujer que, bajo ningún concepto, quiere hablar de violaciones o de venta como esclavas. Se niega a creer que esa sea la suerte que hayan corrido sus sobrinas. “Recuperarán la libertad y volverán a estar con nosotros. Todas las mujeres yazidies que están en manos del Estado Islámico volverán sanas y salvas”, afirma mientras besa uno de los nudos de colores que tiñen el templo para que Sheik Ali atienda a sus ruegos.

Esta oronda mujer, que se mueve con dificultar por las diferentes cuevas que componen el templo sagrado, sabe mejor que nadie, que la piedad y la benevolencia no son palabras que figuren en el vocabulario de los islamistas. Uno de sus hijos fue degollado y el otro permanece desaparecido. “Sólo me queda reazar para que mis sobrinas vuelvan. Eso es lo que está en mi mano y eso hago. El resto depende de Dios y de su  misericordia”, se sincera.

Cuando las huestes del Estado Islámico comenzaron a ejecutar de manera masiva a los yazidies, miles de ellos huyeron hasta las montañas de Shingal para acabar refugiándose en Lalish, a resguardo del templo donde creían que estarían completamente a salvo. “Llegamos a contabilizar cerca de 8,000 personas. Estábamos totalmente desbordados porque teníamos noticias de que otros miles estaban en las montañas de Shingal y se planteaban venir hasta aquí”, recuerda Zeid Smail Murad.

Pero a principios de agosto un hombre se suicidó en el interior del templo, lo que hizo que cundiera el pánico. “Se tomó como una advertencia divina. La gente pensó que era una señal para que huyesen ya que los islamistas vendrían hasta aquí y los matarían a todos. Huyeron en masa”, asevera.

Una familia Yazidi en el interior de su tienda. Fotografía: © Antonio Pampliega

Una familia Yazidi en el interior de su tienda. Fotografía: © Antonio Pampliega

Pero, a pesar de la ‘señal divina’, no todos huyeron. Jano Quto decidió quedarse junto a toda su familia, a pesar de las condiciones de vida tan duras. “No confío en los árabes. Cuando aparecieron los yihadistas, fueron nuestros vecinos árabes los que nos denunciaron para que nos degollasen. Prefiero quedarme aquí y si tengo que morir… prefiero hacerlo en este suelo santo que pisan mis pies”, afirma haciendo referencia a su templo. “Los árabes apoyan al Estado Islámico en este genocidio”, sentencia tajante.

Al menos 35.000 personas, según Naciones Unidas, se han acumulado en el campamento levantado por ACNUR y el Gobierno Regional del Kurdistán en el norte de Irak para acoger el éxodo de desplazados yazidíes que ha dejado la ofensiva de los yihadistas del Estado Islámico en la región de Shingal. Mientras, los peshmergas kurdos y las tropas iraquís continúan con la ofensiva para retomar las ciudades de Mosul y Tikrit.

Video: 

Categorías: Irak | Etiquetas: , , , , , | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Yazidies, una minoría perseguida por el Estado Islámico

  1. ¡Qué grande eres, Antonio!
    ¡Besazos!

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: