Los olvidados del Maidan


Galina Skripnikova sostiene una fotografía de su hijo Max. Fotografía: © Antonio Pampliega

Galina Skripnikova sostiene una fotografía de su hijo Max. Fotografía: © Antonio Pampliega

Galina Skripnikova se aferra a la fotografía de su hijo. La presiona contra su pecho. Los dedos le tiritan de frío. La mujer permanece impertérrita cerca de la puerta de Liadski bajo la atenta mirada del Árcangel San Miguel, patrono de la ciudad de Kiev, quien la observa desde su privilegiada atalaya de Maidan. Algunos curiosos se detienen e intercambian varias palabras con esta mujer de 60 años. Sus ojos azules albergan una profunda tristeza. “Estoy buscando a Maxim. ¿Lo ha visto? ¿Me puede ayudar?”, susurra Galina a todo aquel que pasa delante de ella.

Desde el pasado 25 de febrero Maxim, tenía 39 años e ingeniero agrónomo, desapareció de la faz de la tierra. Era voluntario en una de las cocinas que se establecieron en la plaza para alimentar a los manifestantes. Desde entonces, Galina no ha cejado en su empeño por encontrar a su único hijo. “He acudido a todos los estamentos policiales, a la prensa, a los activistas, al ministerio del interior, a los hospitales… Pero nadie me quiere ayudar”, denuncia la mujer que gasta todos los meses 15€, de los 60€ que gana trabajando en el hipódromo de Kiev, poniendo anuncios en los periódicos de Kiev por si alguien puede darla información acerca de su hijo.

“Un testigo afirma que vio a Maxim en los calabozos de una cárcel cercana a Maidan, pero  cuando fui a la comisaría a pedir los registros de los detenidos me echaron de allí”, relata Galina sin poder reprimir las lágrimas. “Estoy desesperada. Nadie quiere ayudarme. Maxim es la única familia que me queda en el mundo…”, los sollozos de la mujer acaban ahogando sus lamentos.

“Hay 27 personas que continúan desaparecidas”, denuncia Nazarii Boiarskyi coordinador de la organización pro-europeísta EuroMaidan SOS. “No sabemos absolutamente nada de lo que ha ocurrido con ellos. Tras la caída del gobierno de Viktor Yanukóvich la policía y los servicios de inteligencia se apresuraron a destruir todo el material sensible que les pudiera incriminar en futuras investigaciones por lo que es muy complicado unir las piezas del puzle para dar con el paradero de los desaparecidos”, comenta el activista.

Boiarskyi y sus compañeros de EuroMaidan SOS han recopilado informes y testimonios que afirman que varios cadáveres que estaban en la morgue de la ciudad fueron incinerados. “Según ha quedado documentado en el registro de la morgue de Kiev esos cuerpos pertenecían a indigentes que habían muerto de congelación y al no haber reclamación por parte de los familiares procedieron a su incineración”, apunta pero sin poder asegurar que esos cuerpos perteneciesen a los manifestantes. “No nos hemos olvidado de ellos. Cada cierto tiempo compartimos sus fotos en las redes sociales pero nuestra búsqueda, sin la ayuda del gobierno, es insuficiente”, comenta.

Frente a la Plaza de la Independencia hay un tablón con las fotografías de todas y cada una de las personas que continúan en paradero desconocido. Cada cierto tiempo, alguien deja caer un clavel rojo en el suelo recordando a los 27 que aún faltan. Pero ese es el único acto que se hace en su memoria. El gobierno guarda silencio y la justicia continúa recopilando información para realizar un macrojuicio.

“No tenemos constancia de asesinatos sumarísimos o de fosas comunes así que no podemos afirmar que hayan sido ajusticiados”, reflexiona Nazarii Boiarskyi. De lo que si tienen constancia es de arrestos ilegales y torturas a varios detenidos. “Les desvestían. Les obligaban a tumbarse sobre la nieva y les golpeaban con palos. Pero, salvo un caso que tenemos documentado de un hombre que fue abandonado en el bosque y murió de frío, no se produjeron casos de víctimas mortales durante estas torturas”, aclara el activista.

Nazarii Boiarskyi, a pesar de ser a fin al nuevo gobierno y de ser uno de los principales promotores de las revueltas de noviembre y febrero, no duda en denunciar la falta de ayuda a los familiares de los muertos y desaparecidos. “El gobierno no ha dado ningún tipo de ayuda a los familiares es como si, simplemente, no existiesen para ellos”. Y no sólo se refiere a ayuda económica. “Sólo hay una persona bajo arresto domiciliario por los hechos ocurridos en Maidan. No ha habido arrestos. Ni acusaciones. Las familias sientes que les han abandonado”, denuncia el activista.

 

Aquí puedes leer el reportaje completo, publicado en El Confidencial:

http://www.elconfidencial.com/mundo/2015-02-06/esta-mujer-gasta-15-de-los-60-euros-que-gana-en-buscar-a-su-hijo-desaparecido-en-ucrania_651775/

Categorías: Ucrania | Etiquetas: , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: